La vida suele ser sarcástica.

Te coloca delante de la gente que te muestra amor, pero solamente por unos instantes.
Quedas marcado para siempre, marcado por una sensación, marcado por una historia, a hierro marcado para siempre.

Y se va, se esconde o se pierde...

La vida suele ser sarcástica.

Te impide olvidar aquella sensación de felicidad eterna y no te deja acariciarla de nuevo jamás.

¿Te podrá matar la desolación?