Esta es una de las preguntas más habituales que me hacen algunas personas cuando les comento a qué me dedico: qué es el asesoramiento o consultoría editorial. Me decidí por esta denominación para calificar mi labor profesional ya que es la más adecuada por englobar todas las tareas que realizo, siempre relacionadas al sector de las publicaciones. También porque al efectuar varias labores editoriales, pero diferentes entre sí, me encontraba con una cierta dificultad a la hora de responder a qué me dedico o cuál es mi profesión. Y para aquellos que me preguntan ¿Pero, qué es eso de la consultoría editorial?, vaya aquí una descripción.

Podría decirse que la consultoría es tan vieja como la Humanidad. El Hombre siempre ha requerido del consejo de otra persona, más para iniciar una actividad o tomar una decisión; de una persona que por su experiencia pueda aportarle conocimiento y herramientas adecuadas para decidir sobre una acción a llevar a cabo.

Una consultoría es el asesoramiento que una persona brinda a otra, sobre la base de la experiencia y el conocimiento específico en un ámbito determinado. Por tanto, la consultoría editorial podría definirse como el asesoramiento profesional que se brinda a personas, profesionales y empresas relacionadas al sector de las publicaciones. Del mismo modo que se recurre a una gestoría para que se ocupe de los temas fiscales y números de nuestra empresa, se recurre a un consultor o asesor editorial si se desea trabajar con una publicación, editarla, promocionarla, desarrollarla, gestionarla, etc.

Hago referencia al sector de las publicaciones para que se comprenda que el término “editorial” va más allá de los libros y también abarca periódicos, revistas, diversas piezas gráficas y publicaciones institucionales y corporativas, sean impresas o digitales, y contenidos en general.